Seleccionar página

Stallman y la libertad en internet

por | Jun 3, 2014 | Artículos | 0 Comentarios

La gente de La Quadrature du Net, grupo que se ocupa de investigar, poner  de manifiesto y defender nuestros derechos en la red (derecho a compartir, a tener privacidad, etc.)  han hecho una entrevista a Richard Stallman (uno de los creadores del software libre) en la que han estado hablando sobre el software libre, la vigilancia que los estados hacen sobre lo que hacemos y dejamos de hacer en la red e incluso en la vida real, y unas cuantas cosas más la mar de interesantes. Altamente recomendable, además de que a pesar de que no está subtitulada, se entiende muy bien. ¿Que no entiendes inglés o no te apetece verlo? A continuación las notas que he ido tomando mientras escuchaba… pero advierto que prestarle a ´le atención es mucho más interesante que leer lo que yo voy pillando 😉

Aquí tienes el enlace para ver el vídeo: http://mediakit.laquadrature.net/embed/1396?size=big&size=medium

Y aquí mis notas:

Para Stallman la cuestión de la libertad en internet y del software es una cuestión política. Llamarlo open source es una forma políticamente correcta para aquellos que quieren obviar el tema de que es gratuito y libre. Piensa que la gente cada vez le da más importancia al tema de utilizar un software libre, sin embargo la mayoría siguen utilizando software privativo. En el uso de teléfonos móviles ve una gran apertura, ya que se utiliza mucho Android, pero por otra parte critica sobre todo a Apple y Windows. A través de estos dispositivos privativos nos pueden controlar, saber lo que hacemos, donde estamos y qué contenidos compartimos. Son los propietarios de nuestros contenidos. El tamaño del problema del lo privativo crece con ellos. Son dispositivos que no te pertenecen, que no puedes modificar, y que cada vez más están siendo diseñados para vigilar a la gente, seguirla. Por eso él no tiene móvil, no paga con tarjeta ni se identifica cuando se conecta a internet.

Se pregunta por qué pensamos que es necesario tener algo que esconder para luchar por nuestros derechos de privacidad en internet. La privacidad es valiosa, no necesitas tener nada que esconder para hacer uso de ella. Es crucial. La democracia conlleva oposiciones y disidencias. ¿quién vigila a los vigilantes? En la democracia se supone que la gente tiene control sobre el estado, sobre el poder. El estado no tiene que esconder su potencial armado ni su poder, está ahí. La gente tiene miedo de los terroristas, pero estos no pueden hacer tanto daño que el estado puede llegar a hacer, no tienen tanto poder. Tenemos que mantener el poder sobre el estado, y necesitamos regulaciones, programas sociales, educación, etc. que sólo el estado puede ofrecer. Para poder controlar al estado necesitamos saber qué hace, si hacen las cosas en secreto no podemos mantener ningún tipo de control sobre él. Actualmente hay personas que denuncian las acciones de los estados, aquello que ellos quieren esconder, y la tendencia de los estados está siendo la de criminalizar la actividad de estos estados y acallarlos, encarcelarlos. No podemos tener denunciantes si son perseguidos. Em la medida en que el estado puede encontrar a esas personas la democracia no es posible. Tenemos que rediseñar los sistemas digitales hasta el punto en que no recojan suficiente información como para encontrar a estas personas y perseguirlas. Hay que limitar el acceso de los estados a la vigilancia.

Estamos siendo más vigilados actualmente que en la Rusia soviética. Vigilar hasta el punto de saber quién habla con quién es injusto, no deberíamos tolerarlo, no importa la justificación. Porque cualquier problema que se suponga que va a solventar es menos peligroso que el que supone en sí mismo.

No deberíamos proteger nuestra intimidad a través de la tecnología, no se trata sólo de esto. En algunas ciudades los transportes públicos tiene micrófonos. Hay que para a los estados para que dejen de poner sistemas de vigilancia. Tenemos que asegurarnos de que no saben quién está haciendo qué, excepto en ciertos casos, los sistemas deberían poder obviar aquello que no tiene por qué ser controlado. Si los sistemas de vigilancia tienen información a la que es difícil acceder y que no es pública, entonces sólo se consultará cuando realmente sea necesario. pero no debe de ser accesible en todo momento. Queremos que el estado investigue crímenes, pero no queremos que tenga tanta información que pueda controlar lo que hace cualquiera, porque entonces persigue lo que no le interesa como disidentes o aquellos que denuncian el sistema, y entonces la democracia desaparece.

Algunas de las actualizaciones que automáticamente se realizan en ordenadores Mac y Windows son para monitorizar lo que hay en tu ordenador, lo que ves, lo que haces, lo que compartes. Apple es el peor enemigo de nuestra libertad, Jobs consiguió que los ordenadores fueran cárceles y que la gente deseara ser encarcelada.

Con software privativo, el usuario no tiene ningún control sobre los programas, más bien el programa controla al usuario. Todos los ordenadores tienen programas que sirven para vigilar al usuario, desde Flash al GPS que tienen los móviles. El programa controla al usuario y el propietario controla el programa. Es un instrumento que le da al propietario poder sobre los usuarios, un poder que nadie debería tener. Los programas espían, restringen al usuario y tienen puertas traseras. Maltratan al usuario.

Android en sí mismo no es una cárcel, pero sí contienen software privativo. Y en muchos de estos teléfonos no puedes modificar el sistema operativo. Hay mucho hardware para el que no hay un controlador libre.

En el hardware te encuentras con que no se pueden copiar los chips, pero sí puedes tener un diseño de hardware libre. Hoy en día dependemos de las fábricas para crear chips, con un circuito puedes hacerlo, pero requiere de mucho trabajo de cada uno. Pero esto puede cambiar en un futuro, la tecnología avanza. El hardware libre no nos da tantas posibilidades de control como el software libre, pero los diseños de hardware libre son buenos porque podemos verificar que lo que la fábrica ha realizado no tiene aditivos maliciosos, que no está siendo manipulado por ninguna agencia estatal.

Necesitamos poder sustituir todos las aplicaciones privativas por otras libres, abiertas. Pero sobre todo necesitamos que en los centros educativos se deje de enseñar software privativo, la escuela tiene un propósito social, educar ciudadanos independientes y cooperantes. Al enseñar software que no es libre, se enseña e implementa la dependencia a empresas, algo que es anti-social, un obstáculo para la educación. Las aulas son espacios para compartir conocimiento. Deberían utilizar software libre por ley. No se trata de que todo el mundo aprenda a programar, sino más bien de que todo el mundo tenga unos conocimientos mínimos sobre qué hace el ordenador con el que estoy trabajando, qué información se está recabando sobre mí. Deberíamos saber y poder controlar qué información pueden y tienen efectivamente sobre nosotros y quién puede acceder a ella.

Facebook tiene un gran control sobre lo que miramos y lo que hacemos. Cuando le damos a “me gusta” a algo, Facebook sabe que hemos visitado esa página. Cuando hacemos un acceso a otra página o aplicación a través de la cuenta de Facebook, Facebook le da mucha información personal sobre nosotros a esa página o aplicación. Esto debería ser ilegal. Facebook es el gran monstruo de la vigilancia. No deberíamos usar Facebook en estos términos, así como tampoco deberíamos comprar a través de Amazon.

Es un error emplear un software a través de un servidor que no sea uno mismo, porque de esta manera el usuario no tiene control sobre él. Cosas como Google Analytics, Google, Plus, etc., está ofreciendo a una empresa una gran cantidad de información sobre el uso de internet o sobre los usuarios.

El problema es que la gente no tiene tiempo para dedicarle a su libertad, refiere dedicare su tiempo a ganar dinero. Tenemos que concienciarnos que es mejor ganar menos dinero y poder dedicar tiempo a cosas que importan, como nuestra libertad.